Cuando uno escucha el primer acorde de una melodía interpretada con la trompeta de un mariachi en verdad se pone la piel chinita, si se es mexicano remite a las más hondas raíces y nos enorgullece por tanta historia que representa. Para quienes son extranjeros, les contagia esa alegría, no por algo ...